Garbanzos siempre a punto.





No os ha pasado nunca, que al ir a preparar una receta con garbanzos caéis en la cuenta de que se os olvido ponerlos en remojo la noche anterior.
Aquí tenéis la solución, los garbanzos una vez pasadas sus horas de remojo y estando bien escurridos los podéis congelar en bolsitas y cuando lo necesitéis solo tenéis que sacarlos del congelador ya que se pueden usar dejando que se descongelen o directamente del congelador.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails

Printfriendly

Blog Widget by LinkWithin